EL AMOR NO OLVIDADO

RECORDANDO EL AMOR

¿Quién alguna vez no se ha sentido perdido, invadido por sus sentimientos al pensar en alguien que hemos amado?. Sin saber cómo, te dominan y comienzas a notar diferentes sensaciones en tu cuerpo.

La persona amada puede ser un familiar, una pareja o un amigo con quién se ha perdido la relación.

De repente, recuerdas o ves a esa persona y te embargan sensaciones y emociones desagradables, un vacío en el pecho y una tristeza profunda.

¿Porque ocurre esto? Ocurre porque sentimos amor por una persona que no está (al menos en el modo que estaba o en el modo que esperábamos estuviera).

LA ETERNIDAD DEL AMOR

El amor, el de verdad, no termina (el enamoramiento sí, pero no el amor).Y el amor no precisa de un enamoramiento previo, ahí está el amor filial y el amor entre amigos.

Es por este motivo, la eternidad del amor, por el que sigue doliendo. Cuando volvemos a encontrarnos con esa persona, o un suceso nos hace traerla a la consciencia, volvemos a sentir ese amor por ella. ¿Y de dónde viene el dolor? Este viene del pensamiento de que esa persona no está (no como deseamos).

Cuando esto sucede además de sentir tristeza podemos sentir enfado por no haber olvidado a esa persona. Quizás incluso rencor hacia ella, ya que no está aquí y es la culpable de nuestros incómodos sentimientos. Y queremos dejar de amarla, sin darnos cuenta de que no es posible.

¿Y entonces, estamos condenados a sentir esta tristeza siempre que la veamos o la recordemos?

                                                                      NO.

Estamos condenados a seguir amando a esa persona, porque ese amor define parte de quienes somos.

TERMINANDO CON LA TRISTEZA.

 

SÍ,  se puede dejar de sentir tristeza. ¿Cómo te preguntarás?.

Fácil, hay dos formas:

  1. La primera, cambiando la relación y volviendo a recuperar la relación deseada (esto a veces puede lograrse ;-), aunque por supuesto supondrá trabajar en ello).
  2. Si es imposible recuperar la relación la otra fórmula es cambiando tus pensamientos, ya que el sentimiento de amor no lo podrás cambiar. Y aquí me extenderé un poco.

Se dan dos situaciones, el recuerdo  de la persona amada(A) y el recuerdo de no tenerla (B) que nos genera TRISTEZA(C)

                               Recuerdo ser amado+ recuerdo pérdida= TRISTEZA

                                                                             A+B=C

Aquí tenemos una sencilla ecuación y la forma de cambiar el resultado es cambiar una de las variables. Como A es inmutable trabajaremos en cambiar B.

El truco consiste en dejar de pensar que ya no está.

Me diréis, “¡¡yá, qué fácil!!, pero la realidad es que no está”. ¡¡CIERTO!!, Esa es una realidad, pero hay otras tantas.

 La realidad es que:

                                           Esa persona me hizo crecer ….

                                          Esa persona me apoyó cuando nadie lo hacía…

                                         Esa persona me enseñó a ……

                                        Con esa persona yo descubrí que….

                                       Gracias a esa persona aprendí a……..

Si cambiamos el pensamiento de “ esta persona ya no está” por “ gracias a esta persona conseguí, aprendí, descubrí, soy, etc, y por eso la amé, la amo y la amaré, porque es parte de mi”, la energía cambiará y las emociones también. Parte de la tristeza se convertirá en gratitud por haber disfrutado de la experiencia vivida junto a esa persona.

Este ejercicio requiere de práctica, como casi todo. Pero te aseguro que si lo comienzas a hacer cada vez te resultará más sencillo. Cada vez tus lágrimas serán menos amargas y a la vez que disminuye su amargura también disminuirá la cantidad. Al final conseguirás sentir felicidad con el recuerdo de esa persona amada.

Como siempre, sólo comparto lo que he comprobado en mí. La pérdida de varios seres amados me llevó a tratar  de olvidarlos,  negarlos y odiarlos sin éxito. Entender que no dejaré de amarlos y recordar con gratitud lo bueno que trajeron  a mi vida me permite dejar la tristeza a un lado. En ocasiones su recuerdo viene acompañado de tristeza, pero es más llevadera y menos duradera en el tiempo. Al final sé que sólo quedará felicidad en los recuerdos.

DISFRUTANDO LO QUE LA VIDA ME DA

CUANDO NO ESTÁS DONDE QUERRÍAS

¿Alguna vez has estado en una situación en la que  tenías que hacer algo que realmente no te llenaba?. Sí, a mí también me ha pasado. La última vez este fin de semana. Tenía que trabajar fuera de mi casa, lejos de mi familia . Tenía que trabajar en algo que, si bien es lo que me da de comer,no me llena completamente. Sumando la distancia y el cansancio a realizar una labor que no me apasiona mi nivel energético estaba bajo, me sentía cansada,algo triste y molesta.

Yo me había dejado arrastrar por mis circunstancias, por lo que me rodeaba, no había puesto límites y me había abandonado al deber sin tenerme en cuenta. Al hacerme consciente de esto, de que cada vez me sentía peor y más desanimada, decidí hacer un cambio; disfrutar de lo que la vida me da.

HACIENDO TRUCOS DE MAGIA A NUESTRA MENTE

Así que antes de ponerme a trabajar decidí, cambiar el rato de desayuno con los compis por salir a correr, generar una cantidad de endorfinas suficiente para mi día. Disfrutar de la carrera frente al mar, disfrutar del amanecer que iluminaba las olas que iban conquistado la orilla y aumentando mi energía.

Esta pequeña acción  género endorfinas suficientes para el resto del día. Al sentirte mejor veía todo de otra manera y me permitía disfrutar también de mi trabajo.¿ Cómo podía hacer esto?

Fácil, busqué algo en lo que hacía que estuviera alineado con mis valores. Me di cuenta de que el trabajo que estaba realizando iba a mejorar la vida a otros. Esto relacionaba mi trabajo con mi  valor de ser útil.

Cuando tenemos que hacer algo que no nos llena, nuestra energía empieza a disminuir  y le enviamos al cerebro el siguiente mensaje ” esto no me da placer”. Nuestro perfecto cerebro empieza a hacer su trabajo,ahorra energía ya que la labor no es de interés.

Pero cuando nos encontramos en  una situación que no es la soñada podemos hacer un truco de magia con nuestro cerebro; buscar algo en esa situación que esté relacionado con alguno de nuestros valores.

Pero yo quería más, no solo pasar el día de trabajo sin pena ni gloria. Yo sabía que el cerebro se estimula con objetivos retadores que puedan cumplirse. Así que  planeé  cosas que me apasionaran para el rato libre que iba a tener antes del viaje de vuelta a casa. Si terminaba el trabajo a tiempo podría hacerlo .

Y aquí estoy, dictando este texto a mi teléfono, después de haber corrido por el paseo marítimo,  mientras disfruto de otro de mis placeres, beber una cerveza bien fría sentada en la playa viendo el mar. Ojalá pudiera compartir en este post los sonidos que escucho y los olores que me llegan pero, de momento, como internet no ha llegado a tanto os pongo una foto.

Así que el fin de semana de trabajo me ha dado la oportunidad, no sólo de volver cargada de endorfinas, sino de volver a recordar que de mi depende disfrutar lo que la vida me da.

Hoy es un día especial, la naturaleza me regala toda su belleza, la vida me hace darme cuenta de que se puede llegar a ser quién quieres a partir de quién eres y me recuerda qué hay gente maravillosa en nuestra vida que son un regalo. Hoy celebro con alegría que hace 3 años conocí a una maravillosa persona con la que he aprendido mucho y cuyo apoyo, sin duda, ha acelerado ” mi despertar”.

Dedico este post y foto ,con agradecimiento, a todos y todas los que me habéis enseñado cosas. Y a todos y todas los que en ocasiones hacéis algo que no queréis y eso os hace sentiros mal.

RECORDAD que podéis hacer un truco de magia a vuestra mente. Y hacer aquello que no os llena realmente  sintiéndoos plenamente satisfechos. BUSCAD UN VALOR QUE SE ENCUENTRE EN LA ACCIÓN Y GENERAR ALGUNA ACTIVIDAD QUE OS GENERE ENDORFINAS, si para encontrar tiempo para hacer esto debéis poner LIMITES HACEDLO, el resultado valdrá la pena para vosotros y los demás.

CURSO EL CAMINO DEL ARTISTA

En este curso trabajarás la creatividad, entendiendo como tal la energía vital que te permitirá hacer frente a los retos diarios y alcanzar tus sueños. Para desbloquear la creatividad, que todos los seres humanos tienen al nacer, es necesario trabajar:

  • emociones básicas como el miedo, la ira, la tristeza, etc, para canalizarlas y utilizarlas a nuestro favor. Las emociones no son malas, lo malo es no saber gestionarlas. Cuando las emociones no están bien gestionadas la creatividad se bloquea.
  • creencias negativas del tipo, no soy lo bastante bueno, soy demasiado mayor, me echarán si hago eso, me abandonarán, etc.
  • Tu Identidad e integridad, la sensación de posibilidad, tu autoestima, tu seguridad y fortaleza, la compasión y autoprotección, la autonomía, la conexión, el poder y la fe.

Esto se trabajará a lo largo de 12 semanas consecutivas, trabajando cada semana un tema concreto. El trabajo sigue la metodología del Libro de Julia Cameron “ El Camino del artista”, libro publicado en más de diez idiomas y trabajado por más de un millón de personas en todo el mundo.

El Camino del Artista

Cuándo;

Miércoles de 20:00 a 21:30, comienzo 7 de febrero ( 13 días en total).

Viernes de 16 a 17:30, comienzo el 16 de febrero

Dónde; Por confirmar

¿Qué obtendrás?. Este taller genera un desbloqueo interno que te permitirá hacerte consciente del qué es esencial en tu vida y del cómo alcanzarlo.

¿Para quién?; para cualquiera que siente que no está en el lugar que debe, para aquellos que sienten que han perdido la energía para seguir luchando por sus objetivos o simplemente para quienes quieren ahondar un poco más en su interior y aumentar su felicidad.

Facilitadora; Carmen González Morán.

Coach personal y ejecutiva por la Universidad Rey Juan Carlos y Licensed Practitioner en PNL por Richard Bandler.

Más información; 636483204 o carmen@coachingbigdream.com

ENTRENANDO EL CEREBRO.

Como el cerebro nos “limita”

Si mi profesor de gimnasia  del cole me hubiera visto hoy se habría preguntado,  “¿qué ha pasado?”, o quizás hubiese pensado ” bien hecho”. Yo era una niña que no se me daba bien el deporte,  llegaba  la última en las carreras, me escaqueaba  para no correr, jugar y tener que exponerme al fracaso.

Esta idea de que ” el deporte no era lo mio” fue un pensamiento que me acompañó a lo largo de mi vida y me limitó para realizarlo.

En un momento de mi vida complicado, buscando aficiones nuevas,  descubro el patinaje y entro en el mundo del deporte camuflado de diversión. Durante unos años el patinaje urbano me convierte en una persona “deportista”, pero mi cerebro sigue diciendo ” el deporte no es lo mio”. Pero entonces ¿cómo una mujer no deportista patina 12 horas seguidas ?, fácil, mi cerebro no consideró patinar como deporte.

Al poco tiempo, otra vez mi parte social me hace llegar a un nuevo grupo de deportistas, esta vez triatletas. Comencé a entrenar con ellos pero,  pese a que era un grupo con el que me sentía realmente bien, no encontré la motivación suficiente ni siquiera para competir en un “supersprint”. ¿Por qué?. Mi cerebro los consideraba deportistas y a mí no.

Como se puede ayudar al cerebro.

Un poco después, conocí a un grupo muy especial de corredoras #NOSOTRAS. Mujeres muy diferentes entre sí que se juntaban para correr con la idea de aportarse y crecer juntas. Aquí comencé a entrenar a mi ritmo. Cada vez más motivada porque ya correr no lo asociaba a ” deportistas”, sino a mujeres, a disfrute, a energía. Así, con esta motivación y este “engaño” a mi cerebro, me apunte a mi primer trail “la  DragonTrail ” en Uceda. Y ¿sabéis que ocurrió?

  • Acabé la carrera
  • Cruce el río Jarama con el agua por el ombligo
  • Quedé cuarta
  • Y ENSEÑÉ A MI CEREBRO QUE LO MIO SÍ ES EL DEPORTE.

Esta vez sabía como trabajar sobre mi cerebro para provocar los cambios.

El cerebro es el primer órgano a trabajar para la consecución de objetivos.

Es fácil conseguir  aquellas cosas que   “crees que no son para ti” si quieres hacerlas. La clave reside en conocer como piensa tu cerebro y en reprogramarlo para hacerle saber que SÍ PUEDES.

Entrena tu cerebro a diario, cada día haz algo que te asuste un poco, y poco a poco harás cosas más  osadas. Si piensas que no puedes finge que sí. Visualízate  todos los días haciendo aquello que quieres hacer. El cerebro no distingue tiempos, ni realidad de ficción( por eso funciona el cine de terror).

Ver como está programada la mente de la persona que acude a mí es el primer paso en el proceso de coaching. Una vez analizado simplemente hay que  potenciar aquellos programas que funcionan y cambiar los que  no.

Sé que funciona porque lo experimento primero en mí.